¿Esto no es lo que estabas buscando?

Vuelve a definir los parámetros de tu búsqueda.

SECTOR AGRÍCOLA ACUMULA UNA DÉCADA DE CRECIMIENTO, PERO CONTINÚA REZAGADO EN PRODUCTIVIDAD

Por ComexPerú / Publicado en Diciembre 18, 2020 / Semanario 1056 - Comercio Exterior

El sector agrícola es uno de los más importantes para el país, pues generó 4,148,703 empleos el año pasado, lo cual representó un 24.2% del total nacional, según el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE). Además, durante los últimos años, ha progresado bastante al reducir la tasa de pobreza monetaria en sus trabajadores del 81.3% en 2004 al 34.3% en 2019, según la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), y alcanzar un crecimiento promedio de sus exportaciones del 12% entre 2010 y 2019. Inclusive, es el único sector que acumula un crecimiento en el presente año (ver Semanario 1055). No obstante, todavía continúa lejos del desempeño regional en materia de productividad y aprovechamiento de la estacionalidad de los cultivos, lo cual perjudica considerablemente a los agricultores. 

En ese sentido, si bien el desarrollo de las agroexportaciones permitió que el Perú se posicione el año pasado como, por ejemplo, el tercer mayor productor de paltas en América Latina y el Caribe (ver Semanario 1025), esto todavía no significa que nos encontremos cerca de igualar las condiciones de los dos primeros. Al respecto, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), en 2018, la productividad de nuestro país en estos envíos, medida en la cantidad de toneladas (t) cosechadas sobre hectáreas utilizadas, ascendió a 12.6, muy por debajo de lo registrado en República Dominicana, el segundo productor mundial. No obstante, a pesar de que ambos países superan en dicho aspecto a México (el primer productor mundial), las toneladas que este generó casi duplicaron la suma de sus producciones, al registrar 2,184,663 t, mientras que las dominicanas ascendieron a 644,306 t y las peruanas, apenas a 504,517 t.


Desafortunadamente, esta situación se replica en el desempeño de otros productos agrícolas importantes. En cuanto al café, que se posiciona como la principal partida de las agroexportaciones tradicionales peruanas, apenas alcanza un rendimiento de 0.8 t/ha, con lo que se ubica por debajo de lo registrado en Brasil y Colombia, los cuales, además, superan ampliamente la producción nacional, que apenas asciende a 369,622 t, al producir 3,556,638 t y 720,634 t, respectivamente, en 2018, según cifras de la FAO. Por su parte, las uvas, principal agroexportación no tradicional, sí superan la productividad de Chile y Argentina, pero también se encuentran rezagadas en cantidades, pues ascendieron en dicho año a 645,545 t, mientras que, en ellos, a 2,500,000 t y 2,573,311 t, respectivamente.

REFORMAS: ¿SUSTENTADAS O POPULISTAS?

Evidentemente, a pesar de reconocerse el desempeño peruano, este no debe equipararse todavía al de sus pares por las distintas características de cada país y, consecuentemente, no sería razonable replicar regulaciones específicas, que se adaptan a las condiciones de cada uno, sin un sustento técnico apropiado. Además, se requiere reconocer que las regulaciones vinculadas con el mercado laboral se encuentran sumamente asociadas a la productividad de los sectores, por lo que omitir el tamaño del mercado de cada industria, que en nuestro país aún es relativamente pequeño, sería un craso error.

Desafortunadamente, el Congreso omite este punto al considerar que los menores salarios de los agricultores se explicarían por el abuso de los empleadores o porque el régimen laboral agrario recientemente derogado no exigía lo suficiente. No obstante, los resultados del Observatorio de la Formalización Laboral del MTPE sugieren lo contrario, pues el salario mensual promedio del sector, el cual responde principalmente a la productividad del mismo, ascendió a S/ 712.6 el año pasado, mientras que el nacional, a S/ 948.3, indicando que en este se agravaría la incapacidad de cubrir los costos laborales asociados con la formalización, los cuales están entre los más altos de la región (ver semanarios 1027 y 1038). Peor aún, la propuesta para el nuevo régimen amenazaría con simular el régimen general laboral actual, que se encontraba restringido a las medianas y grandes empresas del país, además de haber sido diseñado para fomentar la adopción de contratos indefinidos. 

Esto supondría un mayor perjuicio para el sector, puesto que su producción se caracteriza por ser estacional, lo que limita la empleabilidad permanente en una sola empresa. Si bien esto no es ajeno al resto de países en la región, los principales productos agrícolas exportados[1] por ellos presentan cierta homogeneidad en sus envíos durante el año, mientras que en el Perú se concentran en el cuarto trimestre, con un 39.8% del total de exportaciones en 2019, según cifras de la Sunat. Inclusive, nuestro país sería el único en registrar una participación mensual de apenas el 2%, lo que significa US$ 71 millones en marzo y, a pesar de que esto podría parecer cercano al 5.1% de Brasil en enero, existe una diferencia sustancial en los montos asociados, pues dicha proporción fue equivalente a US$ 2,536 millones, según cifras del ITC.


Sin duda, mejorar las condiciones laborales de los agricultores es importante, pero esto no se alcanzará únicamente reglamentando mayores beneficios para ellos, pues la baja productividad del sector resultó determinante para que el empleo informal represente el 95.8% del total de sus puestos de trabajo en 2019, según el MTPE. Es decir, el régimen laboral agrario recientemente derogado ya suponía gastos elevados para acceder a la formalidad en contraste con los ingresos que genera, lo cual se explicaría por la falta de priorización del sector, pues en 2019 apenas se ejecutó el 62.4% de la inversión destinada a este, y al 16 de diciembre del presente año solo acumula un 51.7%, según el Ministerio de Economía y Finanzas. Además, a pesar de existir mecanismos para potenciar su productividad, estos continúan sin aprovecharse adecuadamente, como la utilización de semillas certificadas, que apenas se adoptaron en el 12.7% de cultivos durante la campaña agrícola 2017-2018 (ver Semanario 1034).


[1] Se consideran las cinco principales partidas de agroexportaciones del año para cada país, según cifras del Centro de Comercio Internacional (ITC, por sus siglas en inglés).

logo icono

ComexPerú

ComexPerú es el gremio privado que agrupa a las principales empresas vinculadas al Comercio Exterior en el Perú.

comexperu.org.pe

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

  • Comercio Exterior
  • Economía

Datacomex Nro. 097

Por ComexPerú / Abril 12, 2021 / Datacomex 097
  • Comercio Exterior
  • Importación

IMPORTACIONES MUESTRAN RECUPERACIÓN AL PRIMER BIMESTRE DE 2021

Las importaciones peruanas crecieron un 3.5% el primer bimestre del año, con respecto al mismo periodo de 2020. Celulares, laptops y maíz duro amarillo registraron un crecimiento mayor al 50%.

Por ComexPerú / Abril 09, 2021 / Semanario 1069 - Comercio Exterior
logo icono

Push Notification