¿Esto no es lo que estabas buscando?

Vuelve a definir los parámetros de tu búsqueda.

UN INCENTIVO QUE AÚN NO DESPEGA

Por ComexPerú / Publicado en Enero 12, 2018 / Semanario 920 - Actualidad

La investigación científica, desarrollo e innovación tecnológica (I+D+i) son actividades que suelen ser fomentadas por los Estados, ya que, sin incentivos o beneficios tangibles en el corto plazo, las empresas, en su mayoría, no destinan recursos para tales fines. Esta situación no es ajena al caso peruano, puesto que nuestro país se encuentra rezagado en la región en lo que a gasto en I+D+i se refiere. Según resultados del I Censo Nacional de Investigación y Desarrollo, de 2016, el Perú destinó un 0.08% de su PBI a gastos en investigación y desarrollo, mientras que, en promedio, América Latina y el Caribe destinó un 0.75%. Asimismo, los países de la Alianza del Pacífico invirtieron en promedio un 0.3%, siendo México y Chile quienes están a la cabeza, con un 0.54% y un 0.38%, respectivamente.

Si se habla de incentivos para que las empresas inviertan en I+D+i, aquellos orientados hacia la exención de tributos son los más frecuentes. Es así como en nuestro país, en marzo de 2015, se promulgó la Ley N.° 30309, Ley que promueve la investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación tecnológica. Mediante esta norma, se dispuso un beneficio tributario para los contribuyentes que efectúen gastos en I+D+i, vinculados o no al giro del negocio de su empresa, siempre que cumplan con una serie de requisitos y condiciones definidos de la mano con el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec).

El objetivo de dicha normativa fue lograr una mayor inversión privada en I+D+i. En tal sentido, luego de que las iniciativas de inversión sean aprobadas por el Concytec, se dispone que las empresas puedan optar por deducir un porcentaje del gasto realizado en I+D+i y así reducir su impuesto a la renta (IR). Esta deducción es equivalente al 175% del gasto si los proyectos fuesen realizados en centros domiciliados, y al 150% si lo fuesen en no domiciliados.

Pese al aparente atractivo de dicha regulación, en 2016 solo se alcanzó la postulación de 80 proyectos, de los cuales apenas 8 fueron aprobados; mientras que en 2017 se registraron 120 postulaciones, de las cuales 22 fueron aprobadas. En palabras de la presidenta del Concytec, Fabiola León-Velarde, Colombia, Chile y México son los países de la región que han logrado con éxito la implementación de esta política de incentivo; sin embargo, en todos los casos se obtuvo una baja participación en los primeros años de vigencia.


La poca respuesta del empresariado en torno a esta ley se explicaría por tres aspectos. En primer lugar, la aún corta vigencia de la norma. Tomemos como ejemplo el caso de la Ley N.° 29230, Ley de Obras por Impuestos, mecanismo que les permite a las empresas realizar obras en favor de los Gobiernos nacional, regionales o locales, así como de universidades públicas, como crédito contra el pago del IR (ver Semanario N.° 910). En el primer, segundo y tercer año de vigencia de dicha ley, apenas se adjudicaron 2, 6 y 7 proyectos, respectivamente; mientras que hacia 2017, luego de ocho años de vigencia, se adjudicaron 76 proyectos.

En segundo lugar, podemos mencionar la dificultad de conseguir financiamiento para invertir en innovación. Según la última Encuesta Nacional de Innovación en la Industria Manufacturera 2015, realizada a 1,648 empresas con ventas mayores a 150 UIT, entre los principales obstáculos para innovar se identificaron el costo demasiado elevado (37.3%) y la falta de fondos en las empresas (33.7%). En dicho contexto, aún existirían alrededor de un 38.8% de empresas que no han realizado (ni intentado) ningún tipo de innovación (ver Semanario N.° 876).


Finalmente, en tercer lugar, podemos destacar la cultura del statu quo empresarial. Si bien la innovación y el desarrollo de nuevos productos o servicios acordes con la demanda y exigencias de los consumidores están a la orden del día, aún existirían algunos empresarios que se resisten al cambio, y apuestan por un desarrollo tradicional de sus negocios. Un ejemplo de ello se daría en el sector textil y confecciones, tanto en aquellas empresas que atienden la demanda externa, como las que atienden la demanda local. Enfocarse en una supuesta “competencia desleal” por años desvió sus esfuerzos de hacerse más competitivos a partir de la innovación, con la consecuente pérdida de mercados (ver Semanario N.° 881).


A partir de lo anterior, se entiende que el éxito de la ley que promueve la investigación científica, desarrollo e innovación tecnológica se daría de manera progresiva, más aún en la medida en que las empresas superen algunos obstáculos, como el acceso a financiamiento. No obstante, quizás exista el espacio para mejorar la legislación, apuntando a mejorar el capital humano, ya que, según los resultados de la encuesta citada líneas arriba, el 77% de la inversión en innovación se dirigió a la adquisición de bienes de capital, lo que revelaría que se apuesta más por la tecnología avanzada que por la investigación y desarrollo o la capacitación para generar conocimiento y mano de obra más calificada. Así, que la innovación sea parte de la cultura organizacional de todas las empresas no solo depende de los incentivos que formule el Estado, sino también de la voluntad de los empresarios.

logo icono

ComexPerú

ComexPerú es el gremio privado que agrupa a las principales empresas vinculadas al Comercio Exterior en el Perú.

comexperu.org.pe

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

  • Comercio Exterior
  • Economía
  • Agroexportación

AGROEXPORTACIONES NO TRADICIONALES CRECEN, PERO YA NO TANTO

En el periodo enero-abril de este año, nuestras agroexportaciones no tradicionales crecieron un 4.4%. No obstante, es evidente una desaceleración de estos envíos con respecto a 2018. En este contexto, es más urgente la implementación de medidas para afrontar los próximos desafíos.

Por ComexPerú / Junio 21, 2019 / Semanario 989 - Comercio Exterior
  • Economía
  • Producción
  • Competitividad

UNA MIRADA AL SECTOR COMERCIO

De acuerdo con cifras del INEI, en el periodo enero-abril de 2019, la producción nacional creció un 1.68%. Entre los sectores que contribuyeron positivamente a dicho resultado tenemos al comercio, que registró un dinamismo del 2.56% con respecto al mismo período del año anterior.

Por ComexPerú / Junio 21, 2019 / Semanario 989 - Economía
logo icono

Push Notification