¿Esto no es lo que estabas buscando?

Vuelve a definir los parámetros de tu búsqueda.

AVANCE EN LA CONSTRUCCIÓN DE MINAS

Por ComexPerú / Publicado en Octubre 26, 2018 / Semanario 959 - Hechos de Importancia

Según el Ministerio de Energía y Minas (Minem), la cartera de proyectos de construcción de mina de 2018 posee 49 proyectos, con un monto de inversión total de US$ 58,507 millones, para ser ejecutados entre 2018 y 2027, de los cuales, hasta fines de 2017, se ejecutaron US$ 3,850 millones (6.6% del total). De acuerdo con Roque Benavides, presidente de la Confiep, el sector minero es un motor de la economía peruana por el flujo de dinero que genera mediante la inversión privada, el impuesto a la renta (IR), canon, regalías, aranceles, etc. Por ello, es importante agilizar la ejecución de su inversión, lo que le permitirá operar y, también, generar las condiciones para atraer más inversión hacia nuestro país.

LA CARTERA

De acuerdo con el Minem, tres proyectos terminarían su etapa de construcción de mina este año, y se prevé el inicio de nueve más. Estos doce proyectos, en conjunto, representarían una inversión de US$ 14,746 millones, que se ejecutarían durante los años 2018-2022. De los que terminarían su construcción este año, la ampliación de la mina de Marcona en Ica es el más importante por el monto invertido, con un total de US$ 1,300 millones. Dicho proyecto generaría 1,500 empleos de construcción y 958 de operación. Esto permitiría que la producción anual de hierro de la mina aumente en 6.5 millones de TMF.


No obstante, estas tres construcciones (Toquepala, Marcona y Shahuindo) habrían ejecutado US$ 1,713 millones, a fines de 2017, de una inversión conjunta de US$ 2,664 millones, un avance del 64.3%. Por ejemplo, la ampliación de Toquepala inició los trabajos en 2015 y, a fines de 2017, había ejecutado US$ 893 millones, lo que representa 71.2% de su inversión. Asimismo, la ampliación de Marcona inició en 2016 y, a finales de 2017, había ejecutado US$ 750 millones, un avance del 57.7%.


Por otro lado, de los que iniciarían su construcción este año, los más importantes por monto de inversión son Quellaveco, en Moquegua (US$ 5,300 millones); Mina Justa, en Ica (US$ 1,600 millones), y la ampliación de Toromocho, en Junín (US$ 1,355 millones). El Ejecutivo anunció el inicio de la construcción de las dos primeras minas mencionadas anteriormente en julio y setiembre, respectivamente. Se espera que el proyecto Quellaveco culmine la construcción de su mina en 2022 y tenga una vida útil de 34 años, lo que generaría una producción anual de 225,000 TMF de cobre. Por su parte, la construcción de Mina Justa culminaría en 2021, con una vida útil de 16 años, y durante su construcción crearía 1,059 empleos en operaciones y 1,400 en construcción, con una producción anual estimada de 110,000 TMF de cobre. Cabe resaltar que los nueve proyectos que iniciarían su construcción este año han ejecutado, al cierre de 2017, US$ 287 millones de una inversión total de US$ 12,082 millones, un 2.4%.


En resumen, la inversión ejecutada de estos doce proyectos, a la fecha, es de US$ 2,000 millones. Es decir, aún faltaría por ejecutar US$ 12,746 millones entre 2018 y 2022. De igual manera, según se muestra en la siguiente tabla, la inversión ejecutada aumenta cuando la construcción de mina inicia. Por ello, el Ejecutivo está promoviendo el inicio de la construcción de minas como Quellaveco y Mina Justa, porque generaría un flujo de inversión privada que mejoraría la economía del país y, posteriormente, brindaría ingresos tributarios mediante la puesta en marcha de su producción.



A TOMAR EN CUENTA

De acuerdo con Pablo de la Flor, gerente general de la Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía, si se llevaran a cabo los 26 proyectos cupríferos de construcción de mina que se encuentran cartera, se incrementaría en US$ 2,900 millones la recaudación tributaria anual por la producción de cobre. Con esto se podrían construir 7,300 km de nuevas carreteras, aumentar en un 32% el presupuesto educativo, o el gasto en salud en casi un 50%.

De igual manera, la minería tiene el potencial de generar desarrollo sostenible en las regiones donde opera. Por ejemplo, la presencia de la minería en Apurímac ha reducido la pobreza del 68.5% en 2007 al 35.9% en 2017, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Además, de acuerdo con el Instituto Peruano de Economía (IPE), esta región presentó el mayor dinamismo en 2016, con un 163% de crecimiento de su PBI respecto a 2015. La inversión del proyecto minero Las Bambas ha generado puestos de empleo y dinamizado la economía (ver Semanario N.º 935).

Así, para asegurar la ejecución de estos proyectos mineros, no cabe duda de que el Gobierno de turno debería concentrarse en reducir la excesiva carga burocrática que afecta el sector, así como atender oportuna y eficientemente las protestas sociales de la mano con el sector privado. Racionalidad administrativa por un lado y planificación estratégica por el otro es lo que el Estado requiere para acelerar la ejecución de estos proyectos en nuestro país.


logo icono

ComexPerú

ComexPerú es el gremio privado que agrupa a las principales empresas vinculadas al Comercio Exterior en el Perú.

comexperu.org.pe

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

  • Comercio Exterior
  • Producción
  • Importación
  • Calidad Regulatoria

SALVAGUARDIAS INJUSTIFICADAS EN LAS CONFECCIONES INCREMENTARÍA SUS PRECIOS Y HARÍAN PERDER AL SECTOR US$ 1,820 MILLONES ANUALES

Diversos sectores resultaron afectados el año pasado por la crisis económica, pero esto no se solucionaría con protecciones arbitrarias que los favorezcan. En particular, una investigación injustificada que plantea la imposición de medidas de salvaguardias en las confecciones solo perjudicaría al sector y a los consumidores, que asumirían mayores costos.

Por ComexPerú / Enero 22, 2021 / Semanario 1059 - Comercio Exterior
  • Empleo
  • Economía
  • Producción

LA PERMANENTE CONTRACCIÓN ECONÓMICA Y EL DETERIORO DE LAS CONDICIONES LABORALES NO MUESTRAN SEÑALES DE RECUPERACIÓN

La contracción económica experimentada en el país tiene serias consecuencias a nivel macroeconómico, como la expansión de la deuda pública y el deterioro de nuestra balanza comercial e ingresos tributarios. Sin embargo, el impacto en el bienestar inmediato de los ciudadanos y las empresas se refleja en deterioros permanentes de las condiciones laborales. Según cifras del INEI, durante el 2020, la PEA desocupada creció un 63.7% y, solo en el último trimestre de 2020, el alza fue del 114.7%.

Por ComexPerú / Enero 22, 2021 / Semanario 1059 - Economía
logo icono

Push Notification