¿Esto no es lo que estabas buscando?

Vuelve a definir los parámetros de tu búsqueda.

EMPLEO FORMAL EN DESACELERACIÓN: CONTRACCIÓN EN 11 DEPARTAMENTOS EN OCTUBRE, NO ES MOMENTO DE AUMENTAR EL SALARIO MÍNIMO

Por Comexperu / Publicado en Febrero 09, 2024 / Semanario 1195 - Hechos de Importancia

Durante el periodo enero-octubre del año pasado, el empleo formal mantuvo un crecimiento constante a nivel nacional, aunque comenzó a perder dinamismo durante la segunda mitad del año, de acuerdo con el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE). En octubre, se registraron 4,148,270 trabajadores formales, lo que representó un incremento del 1.3% en relación con el mismo mes de 2022, resultado por debajo del crecimiento promedio del 4.8% durante la primera mitad del año, y que evidencia que la desaceleración (y recesión) de la economía peruana repercutió negativamente en la capacidad para generar empleo decente. 

Esta situación se agravó en sectores como la manufactura, donde en octubre del año pasado se perdieron 36,911 empleos formales respecto del mismo mes de 2022, con lo cual acumuló tres meses consecutivos de resultados negativos. Sin embargo, ello no sorprende al considerar que dicha industria viene contrayéndose sin interrupciones desde febrero, según estimaciones del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). En el sector agropecuario, el empleo formal disminuyó en 28,398 puestos de trabajo durante octubre, pero también acumula tres meses en negativo, lo cual fue influenciado por las condiciones climáticas adversas para la producción, mientras que en la construcción se redujo en 10,113 empleos y se contrajo durante todo el año, debido a la menor inversión privada. 

De acuerdo con cifras del MTPE, en total, 11 departamentos reportaron una reducción del empleo formal durante octubre del año pasado. El más afectado fue Moquegua, donde los puestos de trabajo formales disminuyeron un 7.5% en comparación con el mismo mes de 2022, lo que significó una pérdida de 1,930 empleos. Es importante considerar que este departamento fue el único que mantuvo una tendencia negativa sin interrupciones durante el año pasado, lo cual se explica por el desempeño desfavorable en el sector construcción, que generaba 9,740 empleos en enero de 2022 (es decir, el 36.1% del empleo formal del departamento), pero apenas reportó 2,905 en octubre de 2023. 


El segundo peor desempeño se reportó en Huánuco, donde se perdieron 1,877 empleos formales en octubre (-7.4% en relación con el mismo mes de 2022). Este departamento acumuló seis meses consecutivos de resultados negativos desde mayo, lo que también se explicó por la contracción del sector construcción que en octubre de 2022 generaba 5,391 empleos (es decir, 21.4% del empleo formal del departamento), pero en el mismo mes de 2023 apenas reportó 2,839 empleos. Otros departamentos con tendencias preocupantes son Lambayeque (4 meses en negativo debido a los resultados de los sectores manufactura, agropecuario y construcción), La Libertad (3 meses en negativo, explicado por los 24,744 empleos perdidos en la manufactura durante octubre) y Cajamarca (3 meses en negativo; -2,421 empleos en construcción en octubre). 

Sin embargo, también debe tenerse presente que, entre los departamentos que reportaron resultados positivos en la creación de empleo formal en octubre, 10 de ellos mantienen un menor dinamismo durante los últimos meses en relación con los resultados de la primera mitad del año pasado. Es decir, se está perdiendo la capacidad de generar empleos formales, debido al menor crecimiento y la falta de incentivos necesarios para la contratación, lo cual no debería suceder en un país que todavía enfrenta una de las mayores tasas de informalidad laboral. 

Además, estos resultados positivos son engañosos, porque las empresas que se ven obligadas a reducir su personal se ven inducidas a esperar el término del contrato antes que arriesgarse a pagar indemnizaciones por las limitaciones que impone la regulación vigente. Que la generación de empleo formal mantenga un ritmo decreciente debe ser una preocupación para el Gobierno, en vez de limitar aún más las contrataciones con iniciativas populistas como un eventual incremento en el salario mínimo sin la discusión técnica previa mediante el dialogo tripartito.

 

BAJO ESTE ESCENARIO, ¿ES PERTINENTE INCREMENTAR EL SALARIO MÍNIMO?

Como habíamos comentado anteriormente, la única manera efectiva de incrementar los niveles de ingresos de la mayoría de los peruanos consiste en generar más empleos formales, lo que permitiría, en promedio, duplicar los salarios de los actuales trabajadores informales (ver Semanario 1163). Por el contrario, aumentar la remuneración mínima vital (RMV) beneficiaría a un grupo reducido de trabajadores formales y limitaría la generación de empleo decente. Los incrementos a la RMV deben regularse de manera adecuada, porque el Perú está lejos de cumplir los estándares internacionales de buenas prácticas en esta materia. 

Los promotores de nuevos incrementos en la RMV argumentan que los S/ 1,025 vigentes no son suficientes para mantener un estilo de vida adecuado. Sin embargo, mientras que en las economías desarrolladas el salario mínimo representa entre el 35% y el 60% de la mediana salarial[1] para evitar distorsionar el mercado laboral, en el Perú esta ratio es casi del 100%. Como consecuencia, no sorprende la elevada informalidad y que el 50.4% de todos los trabajadores en el país recibieran ingresos menores a la RMV en 2022, de acuerdo con estimaciones de la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho). 

Otra falacia que se suele difundir para promover una mayor RMV es que el salario mínimo peruano es bajo en comparación con el de la región, debido a que equivale a cerca de US$ 280. No obstante, como reconoce el Banco Mundial, comparar variables como estas utilizando solo el tipo de cambio es un gran error, debido a que no incorpora los diferentes niveles de precios en cada economía. Es decir, lo relevante no es “a cuántos dólares equivale el salario”, sino “cuánto se puede consumir con ellos”. 

La recomendación es utilizar el concepto de poder de paridad de compra (PPP), una ratio de precios que incorpora las diferencias entre los precios de los productos consumidos por los hogares. Entonces, si consideramos esta conversión en base a los cálculos del Banco Mundial ¿qué tan grande es el salario mínimo peruano? De acuerdo con las estimaciones, la RMV de S/ 1,025 vigente permite el mismo nivel de consumo que US$ 564 en EE. UU., debido a que el costo de vida en el Perú es más barato. 

Si consideramos esta nueva medición, el salario mínimo vigente en el Perú supera el resultado de economías más desarrolladas como Brasil. Sin embargo, es importante tener presente que la RMV peruana continúa sin ser tan alta como la registrada en otros países, pero esto se fundamenta en los menores niveles de productividad. De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se estima que la producción por trabajador asciende a US$ 25,044 en el Perú (PBI en dólares ajustados por PPP por trabajador), que representa menos de la mitad de lo reportado en Chile (US$ 57,652) y Costa Rica (US$ 52,344). 

Es decir, lamentablemente, la economía peruana no tiene el nivel de productividad suficiente para poder equiparar a otros países de la región más desarrollados en materia de salario mínimo. Estimaciones para Chile encuentran que menos del 20% de los trabajadores recibe menos del salario mínimo, menos de la mitad que lo reportado en el Perú y evidencia lo desarrollada que está dicha economía en contraste con nuestro país. Es fundamental ser consciente de la realidad nacional, de lo contrario, aumentar la RMV solo se perjudicará la capacidad de los peruanos de encontrar empleos formales mejor remunerados. 



[1] Representa el salario que divide en dos partes iguales a la cantidad de trabajadores de la economía. Esto corrige la influencia de valores atípicos y permite una mejor representación de la distribución de los ingresos. La OIT recomienda utilizar este indicador en vez del salario promedio para comparar lo elevado que es el salario mínimo. 


logo icono

ComexPerú

ComexPerú es el gremio privado que agrupa a las principales empresas vinculadas al Comercio Exterior en el Perú.

comexperu.org.pe

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

  • Comercio Exterior
  • Infraestructura
  • Logística
  • Competitividad
  • Inversión

DURANTE LA ÚLTIMA DÉCADA, EL MOVIMIENTO DE CARGA DEL PUERTO DE PISCO CRECIÓ UN 5.1% AL AÑO

La reciente publicación de la APN sobre las cifras del movimiento de carga del sistema portuario nacional en 2023 destaca al puerto de Pisco como el líder en crecimiento de volumen de carga en la costa peruana. ¿Qué factores han contribuido a este logro y qué oportunidades de mejora pueden potenciar su competitividad aún más?

Por Comexperu / Marzo 01, 2024 / Semanario 1198 - Comercio Exterior
  • Empleo
  • Economía
  • Competitividad
  • Comercio
  • Servicios

RADIOGRAFÍA DEL SECTOR INFORMAL: ¿POR QUÉ SE PERDIERON MÁS DE 600,000 EMPLEOS INFORMALES EN EL 2023?

Los resultados del mercado laboral peruano en 2023 exponen una mayor vulnerabilidad de los trabajadores. Reducir la informalidad y generar empleo decente continúa siendo un reto prioritario para el país. ¿Cómo se distribuye el empleo en las principales ciudades y qué sectores explican la mayoría de la informalidad en ellas?

Por Comexperu / Marzo 01, 2024 / Semanario 1198 - Economía
logo icono